Tratamiento

Dependiendo del tamaño de la próstata y del grado de obstrucción que esté produciendo el tratamiento de la hiperplasia prostática benigna puede ser:

TRATAMIENTO MÉDICO

Imagen Próstata

Los pacientes con obstrucciones leves a moderadas son candidatos a recibir tratamiento médico farmacológico con el objeto de aliviar los síntomas urinarios y evitar a futuro las complicaciones producidas por la obstrucción como sangrado, infecciones urinarias, retención urinaria, etc. El tratamiento puede estar orientado a disminuir la resistencia al vaciamiento de la vejiga (fármacos alfa-bloqueadores) o a disminuir el volumen de la próstata (fármacos inhibidores de la enzima 5 alfa reductasa) o a la mejoria de los sintomas urinarios (fármacos inhibidores de la enzima 5 fosfodiesterasa). Estos tratamientos pueden usarse solos o combinados, lo que dependerá del grado y naturaleza de la obstrucción.

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO (ENDOSCÓPICA)

Imagen Próstata

Cirugía endoscópica: en pacientes con crecimiento prostático de volúmenes pequeños se puede realizar cirugía mínimamente invasiva a través del conducto de la uretra sin necesidad de incisiones abdominales. Puede ser realizada a través de la técnica tradicional llamada resección transuretral de próstata o con el uso de L.A.S.E.R. de distintos tipos. Ambos procedimientos tienen como ventaja un menor tiempo de hospitalización postoperatoria en relación a la cirugía abierta.

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO (ABIERTA)

Imagen Próstata

Cirugía abierta: en pacientes con crecimiento prostático de volúmenes grandes se encuentra indicada la realización de cirugía abierta mediante una incisión abdominal sobre el pubis que permite acceder a la próstata para extraer la zona que se encuentra con hiperplasia. Si bien requiere de un mayor tiempo de hospitalización en relación a la cirugía endoscópica, tiene la ventaja que permite extraer en forma completa volúmenes mucho mayores de tejido prostático con hiperplasia.