El adenocarcinoma prostático constituye el cuarto cáncer más común en el mundo. El 75% de los cánceres de próstata se diagnostican en hombres sobre 65 años de edad, variando la incidencia entre 10 – 80 casos /100.000 habitantes y la mortalidad entre 5 – 20 /100.000 habitantes. Debido al uso del antígeno prostático específico (APE) LINK se ha producido un aumento en el diagnóstico del cáncer de próstata y una disminución en la mortalidad debido a una detección en etapas más precoces.

enfermedad 01

Diagnóstico

El cáncer de próstata es una enfermedad que en general no produce ningún síntoma, sobre todo en sus etapas iniciales, y su sospecha se hace a través del hallazgo de un nódulo sospechoso al tacto rectal o la elevación del antígeno prostático específico (APE) LINK, lo que motiva la realización de una biopsia prostática que confirma o descarta la presencia del cáncer.

Biopsia Prostática

La biopsia prostática es un procedimiento mediante el cual a través de un ecógrafo y por vía transrectal se extraen una serie de muestras de tejido prostático mediante una pequeña aguja. Estas muestras son enviadas a un médico anatomopatólogo para ser analizadas, y así determinar si el tejido extraído presenta un patrón benigno, inflamatorio o tumoral.

El procedimiento se realiza en general bajo anestesia (local, endovenosa o combinación de ambas) y en forma ambulatoria. Las complicaciones del examen corresponden a la posibilidad de infección o sangrado urinario o rectal.

enfermedad 01