El antígeno prostático específico (APE) es una proteína liberada por la próstata al fluido seminal cuya función está relacionada con la liquefacción del coagulo seminal. El APE circula además en la sangre, y la determinación de su concentración es uno de los principales factores, junto con el tacto rectal, que permiten sospechar la presencia de un cáncer de próstata.

Las elevaciones del APE pueden ocurrir como resultado de otros fenómenos distintos al cáncer de próstata, como son la hiperplasia prostática benigna, la inflamación prostática o prostatitis, o debido a la manipulación prostática (masaje prostático, biopsia de próstata, instrumentalización de la vía urinaria baja).

Existen algunas determinaciones del APE, que proporcionan más información para decidir el riesgo de cáncer de próstata de un paciente, las cuales son:

  • Antígeno prostático total: corresponde a la medición de la concentración total de APE en sangre, es decir tanto la porción libre como la unida a proteínas. El valor habitual de punto de corte que establece el riesgo de cáncer de próstata es de 4 ng/ml.
  • Antígeno prostático libre: el porcentaje de APE libre o la relación entre APE libre y APE total es uno de los elementos a considerar para determinar el riesgo de cáncer de próstata. El punto de corte es variable según las series pero con un punto de corte de 15% se mantienen altas sensibilidad u especificidad.
  • Antígeno prostático complejo: corresponde a la medición directa de la concentración de APE unido a proteínas. El valor que logra la mejor relación entre sensibilidad y especificidad es de 2,1 ng/ml.
  • Densidad de APE: relaciona el valor del APE con el volumen prostático medido mediante ultrasonografía transrectal (USTR). EL punto de corte es de 0,2 ng/ml/cc.
  • Densidad de APE / ZT: relaciona el valor del APE con el volumen prostático medido mediante ultrasonografía transrectal (USTR). Los valores normales no deberían sobrepasar los 0,1 ng/ml/cc.
  • Velocidad de APE: corresponde al incremento del APE en el tiempo. No debiera ser superior a 0,75 ng/ml/año.
  • Relación del APE con la edad: los valores de APE aumentan con la edad pudiendo presentarse valores superiores de APE sin aumentar el riesgo de cáncer prostático.